Logo Conservatorio de Vitoria

Conservatorio de Música
"Jesús Guridi"
Musika Kontserbatorioa

logoFacebook945 28 24 00

Música a golpes de imaginación (El Correo)

Música a golpes de imaginación (El Correo)

Música a golpes de imaginación (El Correo)

El Festival Sinkro ha arrancado, con su mirada a «las nuevas tecnologías aplicadas a la música», según explicaba el director artístico del ciclo, Alfonso García de la Torre. Y, precisamente, el proyecto 'Reziclonk' busca hacer algo nuevo, pero a partir de lo viejo. La imaginación y el conocimiento se suman a materiales reciclados, desde pelotas de ping pong, rasquetas o chapas de refrescos hasta raquetas de tenis, ruedas de bicicleta, un somier o tubos de metal y plástico para dar forma a una instalación destinada a la manipulación por parte del público. De hecho, la compañía Turukutupá aplica al conjunto de elementos de percusión el lema 'se toca, pero no se mira'.
El visitante del paraninfo de la Escuela de artes y Oficios de Vitoria puede encontrase allí, hasta el 12 de marzo (de 19.00 a 21.30 horas, de lunes a viernes), toda una serie de instrumentos originales dispuestos por Víctor García de la Torre y Manuel Tebar. Ambos ya habían colaborado antes en el proyecto 'Rezikletas', con unos bicicarros sonoros. Ahora, apoyada por la iluminación del especialista Tom Donnellan, plantean «una propuesta escénica», a través de «elementos reciclados sonoros tratados con mucho mimo y cariño», señaló García de la Torre.
Y es que el percusionista ha plasmado en una veintena de artefactos diversas posibilidades percusivas. «Hemos construido elementos que puedan ser investigados en sus posibilidades sonoras por el público», describe.
Pero también hay diseños que mostrarán a los usuarios-visitantes que no las cosas siempre suenanmejor cuanto más fuerte se les da. Un ejemplo es un sistema donde el giro de la rueda de una bicicleta deja de emitir sonido a partir de una cierta velocidad. O una raqueta-arpa, que sólo proyecta las notas cuando se apoya en una caja de resonancia, como un par de anchas tuberías de gas, provistas de parches, a modo de congas.
«No tiro nada», explicaba García de la Torre mientras señalaba a una caja realizada con cintas de cassette. E incluso aludía a su particular síndrome de Diógenes para indicar cómo tiene «un almacén lleno de cosas que nunca sabes para qué usarás».
'Tubófono' y 'Campanófono'
Pues lo cierto es que, en algunos casos, la utilización ya está decidida. Tubos de salidas de humos o de plástico dan lugar a diferentes notas, mientras secciones de conductos metálicos colgados de la estructura «de un columpio de mi hija» aportan timbres peculiares.
Un somier, por ejemplo, sirve de base para xilófonos de bambú, de lamas de madera o elementos de entarimado. Rasquetas, llaves, bolas de plástico, arandelas, pelotas de tenis de mesa o cacerolas se conjugan con elementos giratorios como ruedas de bici o tambores de lavadora. El espectro incluye hasta un 'campanófono' donde se llevan a lo musical vainas de cañón y mortero.