Logo Conservatorio de Vitoria

Conservatorio de Música
"Jesús Guridi"
Musika Kontserbatorioa

logoFacebook945 28 24 00

Vitoria es un pentagrama (El Correo)

Vitoria es un pentagrama
El Conservatorio celebra sus 25 años con saxos, dj's y un 'piano-escalera'

¡Música maestro! La capital alavesa rindió homenaje ayer al 25 aniversario del Conservatorio Jesús Guridi con varias iniciativas que han salpicado la ciudad de notas y ritmos para todos los gustos. Los festejos arrancaron la noche del viernes con el espectáculo Guridi Gauean Party, que inundó la entrada del edificio de saxofones, dj's, grafiti, vídeo proyecciones y break dance. La fiesta, organizada por el conjunto Saxatak, congregó a un multitudinario público que no perdió detalle de las actuaciones de corte urbano y vanguardista que convirtieron el Conservatorio en una improvisada 'disco' con las últimas tendencias en sonido y cultura urbana.
Desde las 22.30 horas y a pesar del ambiente fresco, las instalaciones ubicadas frente a la plaza de la Constitución acaloraron la noche proyectando videoclips y luces neón con bases de electrónica, funky y música contemporánea que pincharon MC:PH Fallawai y DJ Zugazaga. Tras una envolvente 'intro', una veintena de saxofonistas irrumpió en el escenario para «escenificar una performance a través de sonidos diferentes a los que solemos estudiar en clase», comentaba Marina, una de las alumnas. Ataviados con buzos blancos, los jóvenes intérpretes de entre 9 y 20 años bucearon en escalas y notas experimentales bajo la batuta de Josetxu Silguero, docente de centro.
Canciones que enganchan
La idea, según el músico e impulsor de Saxatak Sound Lab, era reflejar «la fusión de culturas urbanas a cargo de jóvenes artistas desde otras músicas más académicas y contemporáneas a través de la mezcla de instrumentos electrónicos, sonidos acústicos y -por supuesto- melodías de saxofón». Con el acompañamiento de imágenes del mundo animal, extravagantes modelos y pantallazos informáticos, el instrumento estrella de la noche dio paso al break dance para presentar las piruetas y brincos del grupo Sick Headz. Estilo urbano y alternativo que convenció a los numerosos padres de alumnos que se acercaron a esta 'party'. «No sabía que estas canciones engancharan tanto», comentaba Eugenia Cruz, una madre, mientras se asomaba al escenario entre la multitud.
Estos atractivos se sumaron de forma simultánea a la elaboración en directo y en exclusiva de un grafiti que aportó color -y también olor a spray- a esta velada. Y es que en vez de realizar conciertos en el interior del Conservatorio, como sucede habitualmente, la fiesta tuvo la particularidad de que la propia fachada se fusionaba y se convertía en parte de la escenografía, «adquiriendo protagonismo en las actuaciones», destacaban los organizadores de Saxatak. Los grafiteros Komatoso, Kibu, Wirko y MC, del grupo Graff Attack, esbozaron una figura que fue asemejándose poco a poco a un saxo que «dispara» música y letras, ante la atenta mirada de niños y mayores.
Marcha nupcial
Las celebraciones por el 25 aniversario del Conservatorio continuaron ayer en la escalinata de San Miguel con la presentación de un gran piano que se instaló sobre los peldaños. La escalinata musical, promovida desde el Conservatorio y el Consistorio vitoriano, es de Javier Larreina y está pensada para que funcione aunque llueva. La iniciativa se enmarca también en la conmemoración del Día Europeo de la Música, que se celebra mañana.
Cada uno de los escalones de este gran teclado, que podrá disfrutarse hasta mañana, entona una nota musical al pisarlo. «El objetivo es, además de recordar el aniversario, que los ciudadanos participen», expresó Carlos Seco, director del Conservatorio. Los que más se divirtieron con el 'piano-escalera', que antes se instaló en Estocolmo y Milán, fueron los más pequeños. Tocando escalas o incluso 'El patio de mi casa', los músicos menudos que se acercaron al centro no pudieron resistirse a saltar sobre este piano tamaño XXL.
A los gritos de '¡Vivan los novios!' se sumaron las improvisadas melodías del teclado justo cuando coronaba la escalinata una pareja a punto de pasar por el altar. Pese a alguna complicación con el velo de la novia, ambos se desenvolvieron perfectamente por los sonoros escalones, aunque reemplazaron la marcha nupcial por el sonido de las teclas. Los peldaños también atrajeron al alcalde, Patxi Lazcoz, y la concejala de Cultura, Maite Berrocal, que acertaron afinándolos paso a paso. El instrumento, al que no dejaron de subir los pequeños Ane, Idoia e Igor, entre muchos otros niños y turistas, se podrá 'entonar' hoy de 11.00 a 22.00 y mañana desde la misma hora hasta las ocho de la tarde.